La Web En Noticias

Site de Noticias

La gentica se acerca al 'animal X' del que procede el coronavirus
Noticias

La gentica se acerca al ‘animal X’ del que procede el coronavirus



Nuevas claves para una vacuna

Un ancestro del SARS-CoV-2 podra haber invadido a una especie intermedia entre los murcilagos y los humanos. Sera un mamfero, quiz perros salvajes, en cuyo intestino mut durante aos


Mercado de animales con perros en Yulin, China, en 2015.
KIM KYUNG-HOON REUTERS

El estudio gentico del coronavirus SARS-CoV-2 y algunos de sus familiares ms cercanos, como los hallados en el murcilago o el pangoln, ha deparado nuevas pistas sobre el origen del brote en los humanos.

El anlisis del ARN del patgeno, que tambin podra ayudar a desarrollar vacunas, apunta a que un ancestro del actual virus evolucion en el intestino de algn mamfero que viva aislado o del que quedan pocos ejemplares, pues tena escaso contacto con nuestra especie. Por eso pudo mutar all durante aos. Cuando, finalmente, se produjo el salto, ya estaba listo para los humanos.

Segun la investigacin, publicada en Molecular Biology and Evolution, es poco probable que el virus infectara a las personas directamente desde el murcilago o el pangoln. De acuerdo con Xuhua Xia, catedrtico de Biologa en la Universidad de Otawa y autor principal del estudio, lo ms probable es que haya un animal X que sirvi de intermediario.

La lucha entre el sistema inmune de los animales y el propio virus deja su huella en el genoma del segundo, dado que el patgeno se adapta al entorno que ha invadido. El SARS-CoV-2 presenta su propia cicatriz de guerra, que es tambin la que le hace tan sigiloso y peligroso. En su ARN hay muy poca cantidad de nucletidos CpG, lo que le permite escapar de una protena antiviral llamada ZAP.

Como esta propiedad es «muy rara entre los coronavirus», nuestro sistema inmune «no est preparado», explica Xia.

La pregunta es: dnde y cmo ocurri el letal cambio? Tras estudiar varias clases de virus y su desarrollo en distintos tejidos y especies, los cientficos comprobaron que lo ms probable es que la evolucin se produjera en el intestino de una especie con abundancia de protenas ZAP. All mut y aprendi a sobrevivir a las defensas de los huspedes, que podran haber sido, «por ejemplo, cnidos o humanos que ingirieran murcilago«.

Los perros salvajes son candidatos porque ya se ha visto cmo otros virus se adaptan a sus intestinos, reduciendo la cantidad de CpG y volvindose invulnerables al ZAP. De ah «la importancia de monitorizar virus» en estos animales, indica el estudio. Aunque, como matiza Xia, la conclusin es «especulativa», pues puede haber ms mamferos con similares caractersticas sin identificar. Adems, Xia recuerda que no existen pruebas de que los perros contagien o puedan contagiarse.

Sea cual sea el «animal X», hallarlo podra resultar clave para obtener nuevos tratamientos. De momento, el nuevo estudio presenta dos pistas para desarrollar posibles vacunas. La primera es que el virus logra esquivar al sistema inmune gracias a la reducida cantidad de CpG en su genoma. La segunda es que, pese a esta adaptacin, an conserva algo de CpG, lo que sugiere que es «funcionalmente importante» para el patgeno. «Por ello, tanto aumentar la cantidad de CpG presente en el SARS-CoV-2 como modificar el CpG restante podra resultar en un virus atenuado que pueda usarse como vacuna«.

La transmisin directa, poco probable

El anlisis de las leves mutaciones en las distintas cepas de la actual pandemia de coronavirus, desde sus inicios en diciembre de 2019 hasta mediados de marzo, ha permitido a los investigadores calcular cul es su variacin media por da. Con ese dato, han estimado que tanto los virus detectados en el pangoln como los observados en murcilagos son familiares demasiado lejanos del que ataca a las personas, por lo que la transmisin directa desde estos animales parece improbable.

En el caso del murcilago, el ancestro comn del que provienen tanto el coronavirus que porta esta especie como el SARS-CoV-2 datara del ao 1966, a juzgar por la velocidad a la que cambian las cepas y las diferencias genticas que ambos patgenos exhiben en la actualidad. Para el pangoln, la similitud es an menor, pues nos conducira a un ancestro comn en el ao 1882.

Adems, como todas las cepas estudiadas en humanos provienen de las identificadas en Wuhan, es poco probable que el virus lleve tiempo circulando entre personas, apunta Xia. No es descartable, sin embargo, que un progenitor del SARS-CoV-2 infectara hace tiempo a los humanos sin causar mayores daos y despus «se transmitiera a otros animales y adquiriera su actual forma».

De un modo u otro, el ‘animal X’ es fundamental para entender la enfermedad. Sobre todo porque no parece que a esta especie le afecte demasiado. Si lo hiciera, argumenta Xia, se habra identificado rpidamente y el riesgo de contagio habra sido menor. Pero an no la hemos encontrado, lo que sugiere que sus «mecanismos antivirales» son eficaces. En ellos quiz se escondan «respuestas inmunes a la infeccin del virus». Es decir, lo que todo el mundo espera.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

DEJA UNA RESPUESTA