La Web En Noticias

Site de Noticias

Renta básica | Más de un millar de profesionales de la cultura reclaman una renta básica universal como “la mejor política cultural posible” - El Salto
Noticias

Renta básica | Más de un millar de profesionales de la cultura reclaman una renta básica universal como “la mejor política cultural posible” – El Salto


La idea de que una renta básica universal mejoraría la vida, en general, y las condiciones en las que se crea cultura, en particular, es el resumen del manifiesto publicado por la web Nativa al que se han adherido más de mil profesionales que, con su firma, quieren expresar su “convicción de que una renta básica universal e incondicional sería la mejor política cultural posible” puesto que “mejoraría la vida de mucha gente, y al mismo tiempo mejoraría radicalmente las condiciones de las prácticas artísticas y culturales”.

Los firmantes del manifiesto precisan que lo que reclaman es una “renta mensual por un valor como mínimo equivalente al umbral de la pobreza”, a la que tendrían derecho “sin ninguna condición ni exclusión todas las personas para garantizar su vida, y no a ningún otro tipo de renta o medida específica para la cultura ni para ningún otro sector”. 

El texto hace referencia a las condiciones laborales del sector —“llevamos bastantes años de precariedad, ingresos por debajo de los 6.000 euros anuales para muchas personas, y supervivencia a base de voluntad y trabajos basura, como para poder afirmar que no parece realista imaginar una vida digna sostenida desde el condicionamiento laboral”— por lo que consideran que esa renta básica universal mejoraría la vida “de millones de personas desempleadas, de millones de personas que sobreviven con trabajos explotadores, y también mejoraría la vida de la gran mayoría de las personas que dedican su tiempo de trabajo a tareas culturales, por encima de las expectativas que les podría suponer cualquier medida cultural específica”.

Para quienes han rubricado el manifiesto —1.186 adhesiones a primera hora de este lunes 4 de mayo—, la renta básica universal incondicional supondría, tanto en el campo cultural como en otros muchos, una mejora para ganar autonomía y capacidad de negociación de las personas trabajadoras en estas situaciones. “Con la renta básica podríamos decir no”, resumen.

Una de las razones por las que consideran que la renta básica universal podría resultar beneficiosa para la cultura es que “favorece directamente a las personas que lo necesitan, y no se distrae en las estructuras, como hacen tantos sistemas de financiación públicos, que se pierden en un flujo de riqueza que supuestamente va de arriba abajo pero nunca llega abajo, y en el que tantas veces se consolidan las desigualdades y se acaba beneficiando a los que menos lo necesitan”. 


Culturas


¿Quién genera la cultura gratuita?

La gratuidad de los productos culturales repercute directamente en una exclusión de clase para la creación de esos productos culturales y en el monopolio de las grandes cadenas de producción, cuyos intereses tienen mucho más que ver con el capitalismo que con la cultura.

El manifiesto también lanza un interrogante acerca de la función que debe cumplir la cultura, que entienden siempre en relación y no como una torre de marfil aislada: “¿De qué nos serviría un sistema cultural que solo estuviera al servicio de aquellos que tienen el tiempo, los recursos y la tranquilidad para ‘consumir cultura’? No tenemos más remedio que entendernos interdependientes y preocuparnos por las condiciones de vida de todo el mundo. Si la vida social no está garantizada, la cultura no es viable o acaba siendo un recurso insolidario y elitista”.

Asimismo, los firmantes precisan que la renta básica universal que propugnan “no puede servir de excusa para el desmantelamiento de aquellos recursos comunes estatales que ayudan a sostener la vida. Queremos una renta básica que simplifique cosas, sí, pero ni esta ni ninguna otra medida son la poción mágica que por sí sola modifica el sistema”.


Culturas


La clase obrera de la cultura en la era Amazon

En el acto de entrega de la cartera, el ministro de Cultura saliente, José Guirao, le dijo a su sucesor en el cargo, José Manuel Rodríguez Uribes, que “los ministros, los concejales y los consejeros no hacemos la cultura, la hacen los creadores y los ciudadanos”. El problema es en qué condiciones se realiza en un mundo dominado por corporaciones gigantes que imponen sus normas, como Amazon y Google.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *