La Web En Noticias

Site de Noticias

El Gobierno abre el debate sobre el fin de la inviolabilidad del Rey para frenar el desgaste institucional
Noticias

El Gobierno abre el debate sobre el fin de la inviolabilidad del Rey para frenar el desgaste institucional


Snchez y Calvo defienden que, como plantean con el aforamiento, la condicin de inviolable afecte slo a los hechos vinculados a su cargo

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, este jueves en...

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, este jueves en la Universidad de Salamanca.
J.M. Garca EFE

El Ejecutivo da un paso ms en el intento de proteger a la monarqua, alejarse de las actuaciones de Juan Carlos I y frenar el desgaste institucional, y abre el debate sobre el fin de la inviolabilidad del Rey, recogida en la Constitucin, y que le exime de cualquier responsabilidad penal por todo lo que haya hecho antes de su abdicacin. La defensa de que esta prerrogativa slo puede afectar a los actos vinculados a su cargo ha tomado cuerpo. El presidente del Gobierno, Pedro Snchez, ya ha apuntado a ello en una entrevista conjunta con eldiario.es e Infolibre. Y esta misma maana la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha seguido este estela.

Calvo, en unas declaraciones este jueves en Salamanca, ha defendido que los cargos pblicos estn aforados «en lo que afecte al ejercicio de las funciones del cargo», mientras que en el resto de actuaciones tengan que «rendir cuentas como cualquier ciudadano», despus de que el presidente sealara que esto tambin vale para el Rey, en lo relacionado con su inviolabilidad. Tras conocerse que el Rey Emrito no declar el dinero que tena depositado en un banco de Suiza y aval con su firma la creacin de una sociedad opaca para esconderlo, lo que podra constituir un delito contra la Hacienda Pblica, Snchez ha sostenido que la inviolabilidad del monarca es «claramente es uno de los preceptos sobre el que todos deberamos reflexionar y ver qu solucin le damos». «Evidentemente, la Constitucin espaola tiene que evolucionar conforme a las exigencias de ejemplaridad y conducta poltica de las sociedades».

El presidente aade que el Gobierno, ahora en coalicin, y antes en solitario, ha planteado una reforma de la Constitucin «para revisar los aforamientos de los cargos pblicos para que estn circunscritos a su actividad parlamentaria y no a otra». Por tanto, subraya en la entrevista, «creo que si eso lo defiendo para cualquier cargo pblico, lgicamente tambin para el jefe del Estado». El aforamiento permite a diputados y senadores ser juzgados por el Tribunal Supremo en cualquier proceso contra ellos, independientemente del delito.

El Ejecutivo se abre as a acabar con la inviolabilidad del monarca con un cambio constitucional, que slo tendra efectos sobre Felipe VI, y en un momento poco propicio, por la fragmentacin del Parlamento y las fras relaciones con el PP, para plantear una modificacin de la Carta Magna de cierto alcance. Parece, claramente, un intento de frenar el deterioro de la institucin monrquica que puede producir el escndalo en torno a Juan Carlos I. Aunque, como ha publicado hoy este peridico, los 65 millones de euros que el Rey Emrito recibi del monarca saud «no son comisiones del AVE» a la Meca, un extremo que se est investigando en los tribunales, segn aseguran fuentes de su entorno, estas mismas fuentes admiten tambin el pecado de ocultar esta cantidad a la Agencia Tributaria.

Frente a esta crisis de reputacin el Gobierno se ha volcado en proteger a Felipe VI y en diferenciar su perfil del de su padre. En esta lnea cada da se hacen gestos. El mircoles el presidente calific sin ningn reparo las ltimas informaciones sobre Juan Carlos I de «inquietantes» y asegur que «nos perturban a todos». Y a continuacin agradeci que la Casa Real est «marcando distancias», en referencia a que Felipe VI renunci a la herencia de su padre y le retir la asignacin para sus gastos recogida en los presupuestos. Y ahora comienza a discutirse sobre la caducidad de la inviolabilidad constitucional.

La vicepresidenta ha reforzado hoy esta propuesta que considera «profundamente democrtica», para que los aforamientos, en el caso del Rey la inmunidad absoluta de la inviolabilidad, «deben de estar residenciados en aquellas actividades de los cargos pblicos en el ejercicio de su funcin». «Es evidente que en esta democracia, como en las de nuestro entorno, hay una proteccin para el ejercicio del cargo, pero fuera de l tenemos que rendir cuentas como cualquier ciudadano, en igualdad de condiciones de hombres y mujeres de este pas, responder con mismos criterios», ha dicho, segn informa Efe.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

DEJA UNA RESPUESTA