La Web En Noticias

Site de Noticias

Da de la Tierra: Joanna Haigh: "El cambio climtico puede propagar malaria, fiebre amarilla y otras enfermedades"
Noticias

Da de la Tierra: Joanna Haigh: «El cambio climtico puede propagar malaria, fiebre amarilla y otras enfermedades»



Entrevista con la fsica britnica

Actualizado

Esta experta en cambio climtico y en la accin del Sol analiza el vnculo entre la salud y el medioambiente en el aniversario del Da de la Tierra. Considera que la prioridad para estimular la economa debe ser la recuperacin verde, acelerando la transicin hacia las energas renovables

La cient

La cientfica britnica Joanna Haigh, en su despacho.
MIGUEL FRESNEDA

Joanna Haigh est oficialmente «jubilada», pero la verdad es que no para. A sus 65 aos, la prestigiosa fsica britnica abri la primera Asamblea del Clima del Reino Unido y se ha convertido en una de las mximas divulgadoras ambientales del pas.

Expresidenta de la Real Sociedad Meteorlogica y miembro del panel intergubernamental de la ONU, es una de las mximas expertas mundiales en la relacin entre la actividad solar y el calentamiento global. Antes de que cayera el teln de la distancia social, Haigh nos recibi en el Grantham Institute, del que lleg a ser codirectora, con la crisis de coronavirus llamando a nuestras puertas.

El mundo gira hoy alrededor de la epidemia. Existe el riesgo de un parn en todo lo dems, empezando por la accin ante el cambio climtico?
Me preocupa cada vez que el cambio climtico desaparece de los titulares. Pero en esta ocasin, la emergencia del coronavirus est obligando a replantearnos todas nuestras acciones, a nivel individual y a nivel de las empresas. Al mismo tiempo, la gente de todo el mundo est apreciando los beneficios de la mejora de la calidad del aire, como resultado de una reduccin en la quema de combustibles fsiles. Est claro que van a hacer falta enormes inversiones financieras para estimular la economa internacional, y el principal objetivo debera ser que esos esfuerzos se destinaran a una recuperacin verde, acelerando la transicin hacia las energas renovables.
El aplazamiento de la COP26 en Glasgow no es acaso un signo de que el cambio climtico puede esperar?
La COP26 corra el riesgo de convertirse en un fiasco al estilo Copenhague y acabar siendo la ltima oportunidad perdida. El calendario, coincidiendo con el final del periodo de transicin del Brexit, no era el ms propicio. El Gobierno britnico tena por delante una ardua labor y ya iba con retraso. El Acuerdo de Pars fue un buen paso adelante, pero ningn pas est realmente actuando y ha llegado la hora de subir el listn de los compromisos. La meta debe ser una reduccin progresiva de las emisiones en esta dcada hasta llegar a las emisiones cero a mediados de siglo. Tenemos que ser conscientes de la urgencia: el cambio climtico es un tren que ha corrido desbocado y ha llegado el momento de pisar el freno. Quiero pensar que, cuando finalmente se celebre la COP26, la accin climtica resultar ms clara y persuasiva. Aunque quizs sea demasiado optimista.
Usted ha sealado que la ciencia debera haber sido «ms asertiva» a la hora de explicar a la sociedad la dimensin del problema Qu parte de responsabilidad tienen los cientficos en la falta de accin ante el cambio climtico?
La ciencia lleva advirtiendo de los efectos del exceso de CO2 en la atmsfera desde el siglo XIX, con estudios como los de John Tyndall y Svante Arrenhius. En los aos treinta, Guy Stewart Callendar demostr el aumento de las temperaturas desde la era industrial. La ciencia del clima ha avanzado realmente gracias los cientficos que supieron adelantarse, como James Hansen en los aos ochenta. Yo me siento especialmente deudora de l. En ese momento se produjo el momento de inflexin, gracias tambin a la mejora de los sistemas de medicin y a la ayuda de los satlites. La ciencia ha ido cerrando filas desde entonces ante la evidencia.
Pero los escpticos siguen haciendo ruido…
Llamarles escpticos es un favor. Los cientficos somos escpticos por naturaleza. Lo cuestionamos todo hasta que vemos la evidencia. Hay que llamarles simplemente negacionistas, porque eso es lo que son: se niegan a aceptar la realidad.
En pases como Estados Unidos y Brasil marcan la agenda poltica.
Polticos como Trump o Bolsonaro pueden ser ignorantes, no precisamente estpidos. Simplemente se dejan llevar por una visin cortoplacista y no quieren orlo. Est claro que no podemos permitir que Brasil haga todo el trabajo en la Amazonia, pero, precisamente, Bolsonaro tendra que pedir ayuda internacional para poder protegerla, en vez de seguir destruyndola por su cuenta y riesgo.
Y qu parte de culpa tienen los medios de esta ignorancia general ante el cambio climtico?
Los medios deberan hacer un esfuerzo para transmitir cmo el cambio climtico puede afectar a nuestras vidas, y hacer ms hincapi en las soluciones. La crisis del coronavirus ha servido tal vez de muestra: a la gente le preocupa sobre todo la salud. Y el cambio climtico puede tener graves implicaciones, como la posibilidad de que la malaria, la fiebre amarilla y otras enfermedades tropicales puedan propagarse en pases como Espaa. La crisis del coronavirus est sirviendo tambin para exponer los efectos de la contaminacin sobre la salud: razn de ms para dejar atrs los combustibles fsiles.
Cul es el mayor error de percepcin que tiene la gente sobre el clima?
Hay varios. El principal es tal vez la confusin entre tiempo y clima. El tiempo es simplemente el estado atmosfrico es un lugar concreto y en un periodo corto. El clima es el patrn atmosfrico en un periodo largo. Otro relativo error es pensar que lo que est ocurriendo en las ltimas dcadas es algo natural porque el clima es cambiante por naturaleza. Y otro, para m fundamental, es pensar que actuar es mucho ms caro que simplemente adaptarnos a los efectos de seguir quemando combustibles fsiles.
Cmo le explicara usted el efecto invernadero a un profano?
Tenemos una atmsfera que se ha desarrollado durante miles de millones de aos, compuesta sobre todo de nitrgeno y oxgeno. Tambin hay elementos como el vapor de agua y el dixido de carbono, y todos juntos actan como una manta protectora que permite que la Tierra sea unos 30 grados ms caliente que si no estuvieran. Los gases invernadero cumplen pues su funcin: crear unas condiciones agradables para la vida. El problema es que si sube su proporcin en la atmsfera, entonces de la Tierra se sobrecalienta ms de lo debido, que es lo que est pasando. Hoy por hoy, tenemos los niveles de CO2 ms altos que ha habido en el planeta en los ltimos 800.000 aos o incluso tres millones de aos.
Y por qu es tan importante limitar el aumento a 1,5 grados y no llegar a los dos grados?
Esas oscilaciones de la temperatura global pueden parecer insignificantes si las comparamos con los cambios de temperatura que se producen en un solo da. Pero el IPCC ha estimado, con buen criterio, que 1,5 grados es el lmite para mantener el cambio climtico bajo un relativo control. Con dos grados se producira seguramente una reaccin en cadena que afectara gravemente a la vida en la Tierra: la muerte de las barreras coralinas, la desaparicin de gran parte de las capas de hielo, la subida del nivel del mar, la intensificacin de los episodios de clima extremo…
Y, finalmente, llegamos a su especialidad. Cul ha sido el papel del sol en el cambio climtico?
Depende obviamente de la escala del tiempo. Si la pregunta se refiere a los ltimos 30 aos, yo dira que la responsabilidad es cercana a cero. El sol funciona en ciclos de 11 aos, que suelen coincidir con la aparicin y desaparicin de la manchas solares. La diferencia entre la actividad mxima (cresta) y mnima (valle) en ese periodo puede equivaler a una dcima de grado arriba o abajo. Eso es todo. De modo que no podemos culpar al sol de que la ltima dcada haya sido con diferencia la ms calurosa desde 1880.
Los negacionistas estn utilizando ltimamente el argumento de que el mnimo de actividad solar puede contener el aumento de las temperaturas…
El hecho de que el sol entre en un periodo de actividad mnima va a tener un efecto muy pequeo, mientras sigan aumentando imparablemente las emisiones. En todo caso, puede servir para ralentizar la subida algn ao, pero el problema va a seguir estando ah y no nos puede servir como excusa para demorar la accin. Las temperaturas han seguido subiendo en el ltimo medio siglo y lo van a seguir haciendo si no cambiamos de rumbo. Si tenemos que poner en una balanza los cambios en la actividad solar y las acciones el hombre, est muy claro hacia dnde se inclina. Estamos ante un problema causado por el hombre; la influencia del sol en los cambios que hemos visto en las ltimas dcadas ha sido mnima.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

DEJA UNA RESPUESTA