La Web En Noticias

Site de Noticias

Noticias

Carlos López, el sacerdote pederasta muere al contraer Covid-19

Un cura mexicano que estaba encarcelado, por el delito de abuso sexual contra menores, falleció luego de contagiarse de coronavirus covid-19 en la cárcel.

Así lo informaron, este viernes 5 de junio, el abogado del sacerdote Carlos López Valdez y su familia, al argumentar que su representado adquirió la nueva enfermedad por la falta de control sanitario persistente en los reclusorios del país.

El cura pederasta tenía 73 años y cumplía una condena de 63 años de cárcel en el Reclusorio Sur de la Ciudad de México, ubicado en la Alcaldía Xochimilco, divulgó el portal de Radio Fórmula.

Su muerte por covid-19 se dio el viernes, luego de pasar dos días intubado en la Torre Médica de Tepepan por presentar dificultades respiratorias.

Según el referido sitio web, la salud del cura sentenciado por abuso se agravó al contraer el virus, pues personal del Reclusorio Sur confirmó que él tenía antecedentes de diabetes.

Lea también: El leblouh, la práctica que consiste en obligar a niñas en zonas de África a comer para que encuentren marido

López Valdez fue acusado por Jesús Romero Colín  ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. En su momento, el denunciante señaló que fue abusado por el religioso en múltiples ocasiones y cuando sólo tenía 11 años.

Sobre la víctima

Jesús Romero, un psicólogo mexicano de 35 años, fue víctima de los abusos del sacerdote Carlos López Valdés, de 72. Era monaguillo de la Parroquia de San Agustín de las Cuevas, al sur de la ciudad, cuando el sacerdote comenzó a abusar de él.

La primera vez fue en una casa de campo en Cuernavaca a la que el cura lo invitó a pasar un fin de semana, con el permiso de sus padres.

«Mis padres siempre fueron muy creyentes y confiaron en él. Nunca se imaginaron que alguien que consideraban un hombre de fe, un portador de la moral, fuera a hacerme eso«, dice.

En la casa de campo le pidió que se durmiera en la misma cama. Entonces tenía 11 años, el sacerdote 50.

En la madrugada sintió que el sacerdote le tocaba los genitales, pero no entendía bien que pasaba y creyó que fue sin querer, que lo hizo dormido.

Pero los abusos continuaron.

«Primero me obligaba a hacerle sexo oral. Después comenzó a penetrarme», le explicó el hombre a BBC Mundo.

Los abusos siguieron por 5 años. Romero y su abogado, Luis Ángel Salas, aseguran que hay otras víctimas del sacerdote, pero que estas no se han atrevido a denunciarlo.

Romero dice que tuvo que tomar terapia psicológica para recuperarse. En 2007 presentó la denuncia y «tras largos años de pedir justicia y muchas trabas legales» López fue detenido en 2016. 

Con información de bbc.com

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *